martes, 22 de enero de 2019


Poemas de ti (4)

Tu beso
aunque no sea el beso sentimos el beso entre tu aire y el mío fundiéndose
haciéndose beso regreso de lenguas o serpientes de agua invadiéndose
y siendo ahora beso siendo siempre beso oscura y luminosa y secretamente
besadamente beso
sabemos han sido o serán tantos besos son tantos besos nada más escribir besos
que saltan innumerables mariposas de colores con vientres de besos
con humedades de besos nada más escribir besos
como si besos fuesen las mariposas que nos besan
y nada más escribir besos en el sueño se llena el sueño de besos criaturas de besos
nada más abrirme al día o de abrirme a la noche ya recibo desnudos y audaces
tus besos todos tus besos olas de besos dentelladas de besos arrastrándome
elevándome a crear el mundo de los besos a desterrar las guerras aposentar los besos
y en la nada nada más pronunciar besos se abren las olas se desgajan los minerales
me llenas de besos las nubes son tus besos los fríos son abrigados besos resguardados
los silencios son besos son tus besos posados en el tabaco en el vino en la cerveza
son besos que esperan y son besos que avanzan son estos besos que serán besos
que fueron besos son estos besos espadas triunfantes que cambiarán el mundo
solo besos que son versos en esta noche que empieza en esta sed de sol
en este sol de noche que te besa inventando el beso


quintín alonso méndez


sábado, 19 de enero de 2019


Poemas de ti (3)



Tu ser insondable
llámalo alma llámalo el aura que ya no dejará de viajar llámalo esencia espiritualidad
esa hebra que transmite al cuerpo las infinitas cualidades de la existencia
yo lo llamo ven y entonces se abren las opacas ventanas que cierran mis ojos
me invade el alma el aura la esencia de tus labios besándome
la suavidad extraña que sabe eternizar un verso besarte los labios
llámalo hilo invisible hilo impalpable de lo que no tiene explicación
llámalo sentido del verso destino llámalo como yo llámalo ven
sabrá ir dibujando el sendero todos los árboles todas las flores
la dulce abeja que siempre te acompaña la brizna de yerba que te acaricia los pies
el sol preciso que te da la precisa calidez para que las soledades no muerdan
no se desborden no cubran mis ojos y me impidan ver el prodigio de saberte


quintín alonso méndez

jueves, 17 de enero de 2019

Poemas de ti (2)




Tu piel
himno del agua fosforescente del atardecer abriéndose como sedosa flor
desnudez perfecta  de los colores desparramándose cuando surgen del alba
sexo del día sexo de la noche /sexo de cada gota de los sentidos /fluir inexplicable
inmune a la materia /fruta carnosa de los humedales del sol /tentación inmensa      
/inmensidad morbosa de mar /de saltar esa balconada de inocente apariencia y caer
brisa del incendio azul /cuerpo de luna suavemente vertiéndose en el paisaje irreal
pálido mármol por donde resbala la excitada sed /Mis manos inventan labios y lengua
dejo que se enreden con las palabras /léelas pero despacio léelas más despacio léelas
dame tiempo en la noche eterna a recorrerla con mis labios con mi lengua

quintín alonso méndez


lunes, 14 de enero de 2019


Poemas de ti (1)


Me presento
no importa el nombre
dónde estoy cuándo dejaré de estar estaré siempre porque siempre me encuentras
me lo dice el rumor de la ola la magia mineral del instante que me trae tu nombre
soy quien te acerca el paisaje de los versos a los ojos
quien te pone mar en la estepa de la mesa de noche
entonces es el murmullo dorado que se mece bajo el faro de la lámpara
soy el que te sonríe desde la nada -totalidad absoluta- y te lleva al recuerdo ahora
de una tarde silenciosa vestida de ternura que resbalaba por el sol
soy quien te acompaña cuando caminas sola y sientes una nostalgia
un vuelo de mariposa el gesto de la flor quien se sienta a tu lado y te evita la tristeza
soy quien te recuerda que hoy es vida que te invita a vivirla decididamente

quintín alonso méndez




jueves, 10 de enero de 2019


Cartas de un vuelo eterno (20)



Me he equivocado /dentro de una caja vacía no se puede buscar el objeto querido
el objeto querido ha de ser la caja vacía /con las vetas de su lisa piel de madera /
con una esquina astillada por algún golpe ajeno /me he equivocado muchas veces
miraba dentro sin mirar la caja /dentro era la nada /sin huellas /un eco del vacío /
ningún testimonio del pasado /la caja había envejecido /huérfana /
ya pálida su textura de árbol /de bosque derribado /
pero asombrosa la belleza de la caja /íntima y fiel presencia silenciosa /compañía /
me he equivocado muchas veces /me equivoco siempre /miro dentro de la caja
estoy vacío /me quedo fuera /oceánico horizonte por el que camino en busca del verso


quintín alonso méndez

sábado, 5 de enero de 2019


Cartas de un vuelo eterno (XIX)


¿qué sueños parten /qué sueños arriban? Barco de la noche /
en su cubierta de horizonte van los horizontes /rosas de los vientos
alguna vez fue el rumbo /ahora el andamiaje del poema quiere ser barca
donde se embarquen estos no tristes estos errantes versos huérfanos
aunque se venga de la pérdida misma /siempre se quiere sobrevivir
eso quieren estos versos /no llegar /no partir/ navegar solamente
que no sea el arrastrar el propio peso /que no sea anidarse en el miedo
que alguna mañana donde azote el frío como centenarios cuchillos inacabados
los veas pasar por la ventana /y aunque gris el mundo te brote una sonrisa menuda
/¡nos queda viajar! /no importa que sea la encendida vela anclada en el cristal de la mesa
que un mediodía salvaje de sol verde de primavera veas pétalos de azucenas en las crestas de las olas /olas en los plumajes del pájaro /o en la soledad de la noche /si estuviesen ahí cerca que te llegara su olor del bosque /sus sogas de costa resbalándose por las orillas /pero
lento y endeble el andamiaje del poema /quizás siempre sea un torpe desequilibrio de la mente /pero encomiable su intento / de sostener en pie los versos / como banderas del aire /que aunque sea en un solo instante los veas y les indiques la dirección del mundo



quintín alonso méndez


jueves, 3 de enero de 2019


Cartas de un vuelo eterno (XVIII)




Hubo un día en que se paró el mundo y el mundo siguió caminando

hay días de cuya existencia desconocemos el mínimo detalle
pero fueron días que se abrieron como flores
nos tocaron en la puerta /no abrimos /insistieron /nos tocaron en la puerta
no abrimos /tristes fueron muriéndose según caían las horas /días migratorios
que murieron sin volar y sin tocar puerto /ahí están hundidos en el océano /lo desconocemos porque no abrimos /insistieron pero son débiles las voces del día cuando anochece y el frío nos amordaza /o algo así /como si el cansancio fuese fecha de olvidar lo que ha sido /lo que apenas ya es el día de cuya existencia desconocemos el mínimo detalle /no abrimos /lo desconocemos pero no abrimos /¡tan cansado el día que desconocemos y que ya se ha ido!
y hay días que han nacido para nunca morirse
no sé si una vez tuve un beso en la boca ya no sé
ya es niebla todo pensamiento /niebla el presagio de lo incrédulo /la fortaleza del silencio
¿yo soy el que fui y maté aquella mosca en el cristal? ¿fui el que se cayó estando solo y se rió de su torpeza de no mirarse nunca a los pies?
¿tanto me ignoré? ¿tan así de irreal es el resbalarse y ya el débil olvidarse de que hubo un día? ¿qué hace el concierto de Aranjuez dentro de la marea? ¿qué hace mi muerte despierta /por qué no se va a su sueño de tumba? ¿por qué a estas horas el vino de la uva toca en la puerta y se desparrama por el horizonte como pétalos de violetas? ¿tan desnuda es la ausencia? No abrí no abro el vino se despereza como ave de agua en mi boca /se alarga como lengua ¡ay qué dulce es besarte! /me dice y me dibuja la piel de tu cuerpo la guitarra con las cuerdas deshiladas /como si alguna vez hubiese sido caricia resbalando por las curvas de la lava /deshojándose húmeda en las caderas del fuego ¡ay agua! ¡ay días que se desvanecieron! ¿nunca estuvieron? Hay días que han nacido para nunca morirse /resguardados /confirmando la historia /hay días con este amanecer en que desnuda te extiendes como paisaje que me abarca /que con tus labios y tus manos me socava me desnuda /día profundo como el silencio de la marea


quintín alonso méndez