martes, 21 de enero de 2020


Viaje interminable (19)




¡cómo picotean los pájaros en la seca boca del sol!
¡cómo resplandecen los azules de la tarde vanidosa!
quisiera estar así como acaso alguna vez estuve
relucen los verdes en los bosques de casa
caen partículas de oro sobre las cosas antiguas
todo es regreso la vida miente todo es regreso
aunque sea extraño es dulce mirar en la tristeza
la dulzura de las cosas cayéndose   
me regresa lo inesperado


quintín alonso méndez


viernes, 17 de enero de 2020


Viaje interminable (18)




fría áspera piedra del vacío
pan ácido sobre la mesa
la apática costumbre del sol
de asomarse a media tarde en el invierno
apenas un saludo pálido antes de ponerse
en sus calideces lejanas  
áspera piedra mientras va oscureciendo
quiere hablar deshacerse
convertirse en la arena del aire que gravita
la justa palabra que te invoque



quintín alonso méndez



domingo, 12 de enero de 2020


Viaje interminable (16)



me nombras y la nada la haces sueño
vienes atravesando tiempos
me llevas a nuestra isla
no tiene escritura lo extraordinario
habitar la esencia misma
de lo imborrable

en el mundo despierto
afirmo y firmo lo cierto

en lo oscuro
dentro del pensamiento
más allá de lo impensable
nace el latido del poema



quintín alonso méndez

Viaje interminable (17)



la casa se va habitando de soledades vivas
cada una tiene su fecha íntima
grabada por detrás de las paredes silenciosas
borrosa en la niebla de la mente
luminosa en alzadas columnas de marmólea lava
de los deseos
cada soledad que llega es recibida con las puertas abiertas
sin prisas busca su buen lugar su universal panorámica
siento que me lleno que me habito según se aleja el tiempo
y lo que queda se carga de años
cuidan de la casa me protegen impiden el acceso enemigo
palpitan como luciérnagas cuando el sueño me hunde en sus grietas
vibraciones que me regresan para nunca irse
íntegras en su certeza

si estuvieses aquí me ayudarías a capturar algunos
de los infinitos versos
que me inundan
dejaríamos que ebrias sus palabras inmortales
se posaran entrada la medianoche
en los labios del vino
para así atraparlas en su lascivia más íntima
no disculpo mi vaga torpeza
ocurre que la luz aquí es distinta
solamente alumbran las ausencias                         
no crepita la queja en la hoguera
palpita el latido de los días y las noches
cuerpo y rostro de la soledad

es obra encomendada al poeta


quintín alonso méndez

miércoles, 8 de enero de 2020


Viaje interminable (16)




me nombras y la nada la haces sueño
vienes atravesando tiempos
me llevas a nuestra isla
territorio de los vuelos
no tiene escritura lo extraordinario
habitar la esencia misma
de lo imborrable

en el mundo despierto
afirmo y firmo lo cierto

en lo oscuro
dentro del pensamiento
más allá de lo impensable
nace el latido del poema


quintín alonso méndez



sábado, 4 de enero de 2020


Viaje interminable (15)




viene para quedarse
impregnada de noche de mar
la callada boca de tus labios
inicio del agua
oscuridad lúcida que guarda la palabra
baja lluvia de los húmedos bosques de los ojos
miel que destilan las raíces profundas del sol
temblor de vientre desnudo
recibe las algas de las olas
se abre a la noche
mar que me abisma
escritura me inunda de ti


                                                                        quintín alonso méndez
  


lunes, 30 de diciembre de 2019


Viaje interminable (14)




Me pides el poema de amor
que sea la exquisita
la única fruta
que brote del acto
en la herrumbre
del salitre con la humedad del sol
como luna menguante creando
cálida penumbra
en el callejón oscuro de la noche
me pides que alumbre al mundo
y te deslumbre
con ese poema de amor
que sobresalga de los poemas ajenos
venimos de rancias religiones
no es fácil para la mente incendiar las catedrales
pero es propósito del poema
la catedral ha de ser de la carne
el espíritu ha de inventar el aire
cómo escribirte un poema sobre lo inexplicable
del pronto ayer del mañana tarde
(en medio este minúsculo hoy)
es hoy el poema
el preciso instante en que lo lees
y en la portada del libro buscas mi nombre

quintín alonso méndez